Historia del café en Guatemala

Por Tete Dávila

Quiero compartirles un extracto de mi tesis de grado, denominada “Comunicación visual en la creación de empaques: Caso Café Ayarza”. Este breve relato brinda un paseo general en el mundo del café en Guatemala, desde su llegada hasta la época actual, y está basado en datos de la Asociación Nacional del Café (Anacafé), Organización Internacional del Café (OIC), Banco de Guatemala (Banguat) y libros de las autoras Regina Wagner y Clauda Muñoz.

Espero este resumen les agrade y les sea de utilidad.

El café es la segunda bebida más consumida en el ámbito mundial, precedida únicamente por el agua. Estadísticas de consumo muestran que los amantes de esta bebida ingieren alrededor de 800 billones de tazas cada año y que, en general, las personas que gustan del café beben entre 2 y 4 tazas al día.

Desde su descubrimiento en Etiopía, África, el café se difundió rápidamente como bebida por sus propiedades estimulantes, y los países ubicados entre los Trópicos de Cáncer y de Capricornio encontraron, en su producción, una importante fuente para fortalecer su economía.

“En sus orígenes, la historia del café aparece envuelta en un velo de oscuridad” (Wagner, 2001: p. 19). Aunque no se conoce con exactitud el momento o lugar de origen del café, históricamente se ha podido establecer que es oriundo de un lugar llamado Kaffa, en el sureste de Etiopía, en el continente africano.

La planta del café (Coffea) emprendió un viaje desde ahí hasta Arabia, donde se popularizó como bebida estimulante hace alrededor de 800 años. Aunque al principio los árabes intentaron mantener la exclusividad en la producción del café prohibiendo su exportación en estados con potencial germinativo, este se propagó rápidamente por todos los continentes. Fue a finales del siglo XVII cuando empezó a documentarse la aparición del café en Europa y en el siglo XVIII se sabe de su llegada a América.

A Guatemala, el cafeto llegó a finales del siglo XVIII para ser utilizado, en principio, como planta ornamental en un convento de la Compañía de Jesús, ubicado en lo que ahora se conoce como La Antigua Guatemala; sin embargo, al conocerse su fama mundial, su cultivo empezó a expandirse en el territorio nacional.

Cuando en Inglaterra inventaron los colorantes artificiales, hacia 1860, Guatemala sufrió un duro golpe en su economía, la cual en ese momento se basaba en la exportación de grana o cochinilla. Esto propició que el gobierno buscara opciones para estabilizar nuevamente el sector económico y una de ellas fue el cultivo de café, siguiendo los pasos de Costa Rica que había empezado a sembrarlo y comercializarlo desde 1830, indica Wagner.

A partir de 1832, el gobierno empezó a ofrecer incentivos para la producción de café, entre ellas exención de impuestos y premios en efectivo por alcanzar cuotas de producción. A pesar de estos alicientes, no se registraron exportaciones de café hasta después de 1850.

Sin embargo, cabe resaltar que a esta altura de la historia, el café ya formaba parte de la cultura de los guatemaltecos como bebida, pues existen registros que describen cómo era ampliamente consumido en las principales poblaciones del país. Un ejemplo se encuentra en el periódico semanario La Revista de la Sociedad Económica de Amigos del Estado de Guatemala del 10 de diciembre de 1846, citado por Wagner, que relata: “Para desayunarse, después de comer y en la noche, extranjeros, ricos y pobres, todos usan ya del café en Guatemala, y esto es tanto que el que se cosecha en las inmediaciones, en La Antigua y en la costa todo se trae y no es suficiente para dar abasto”.

Entre 1871 y 1900, el cultivo de café se había intensificado. A pesar de que el sector debió atravesar las inclemencias de la naturaleza como lluvias excesivas, heladas y erupciones volcánicas, los caficultores supieron adaptarse para continuar con el cultivo.

En este contexto, el café cobraba cada vez más importancia debido a la obtención de premios y reconocimientos internacionales por su calidad, en Estados Unidos y Europa.

Compendio de premios y reconocimientos para el café de Guatemala desde finales del siglo XIX y primera mitad del siglo XX

Imagen

Después de la Primera Guerra Mundial, hacia 1920, Estados Unidos se había convertido en el principal comprador de café guatemalteco. Esto debido a que los combatientes de este país fueron acostumbrados a recibir, por lo menos, tres tazas de esta bebida al día mientras duró la guerra. Cuando volvieron a casa, el hábito ya había sido creado y, a pesar de que Brasil era un importante suministrador del producto, los consumidores más exigentes preferían cafés de mejor calidad como los centroamericanos.

Aunque las exportaciones de café seguían en aumento, en ese momento el mercado mundial atravesaba una crisis de precios bajos que golpeada directamente al sector. Sin embargo, la situación mejoró a partir de 1922 hasta la gran depresión económica que se desató con la caída de la Bolsa de Valores de Nueva York, en octubre de 1929.

El sector cafetalero guatemalteco fue recuperándose lentamente con el apoyo de sus principales compradores que eran Estados Unidos, Alemania y Holanda. No obstante, cuando estalló la Segunda Guerra Mundial, en 1939, la caficultura fue golpeada de nuevo al verse aislada del mercado europeo.

En este contexto bélico, tras el ataque a Pearl Harbour, Estados Unidos, el 7 de diciembre de 1941, Guatemala y el resto de países centroamericanos declararon la guerra a Japón y Alemania entre el 8 y 11 de diciembre de ese año. Esta situación provocó actuaciones de parte del gobierno que afectaron el hasta entonces estable sector cafetalero.

Acerca de esta situación, Wagner (2001: p 173) relata: “El 19 de diciembre el gobierno de Ubico procedió a la intervención del Ferrocarril Verapaz, el 23 de diciembre al cierre de colegios, clubes y asociaciones deportivas alemanas. El 12 de junio de 1942 el gobierno intervino las fincas de café de los alemanes proclamados en las listas y designó al Banco Central como interventor. Asimismo, se procedió a la gran dual deportación de los alemanes enlistados hacia campos de concentración en Estados Unidos y a su posterior deportación hacia Alemania”. Las fincas intervenidas continuaron produciendo bajo la administración del Estado.

Cuando finalizó la guerra, los precios se estabilizaron nuevamente, propiciando el crecimiento del sector cafetalero en Guatemala hasta 1958, cuando los precios se fueron a la baja como consecuencia de una superproducción en el ámbito mundial derivada de la entrada de cafés africanos en el mercado y del incremento en el uso de café soluble.

Debido a la importancia que el café representaba para el sector económico nacional, en 1960 la Oficina Central del Café pasó a ser la Oficina Contralora del Café para finalmente convertirse en la Asociación Nacional del Café. El objetivo de esta nueva figura fue ser “un ente jurídico de índole privada, con patrimonio y plena capacidad para adquirir derechos, contraer obligaciones, disponer de sus bienes y asociar a los productores de café de la República para defender e incrementar la industria cafetera nacional”, (Wagner, 2001: p. 186).

Con este nuevo respaldo, la caficultura nacional tuvo más apoyo y acceso a información técnica y económica para mejorar su competitividad en el ámbito mundial.

A pesar de los altos y bajos que el sector ha experimentado desde 1960 hasta la actualidad, el café es el principal producto de exportación y un tercio de los ingresos del país por las exportaciones del bloque de los cinco productos principales que, de acuerdo con el Banco de Guatemala, está conformado por café, azúcar, banano, petróleo y cardamomo.

Valor de las exportaciones de los principales productos, en millones de dólares

Imagen

El golpe más reciente para la caficultura nacional sucedió en el año 2012, con la aparición de la enfermedad denominada “roya”. Debido a la incidencia de este hongo en un 70% de sus bosques de café, Guatemala es el segundo país más afectado en Centroamérica, precedido por El Salvador (74%) y seguido por Costa Rica (64%), Nicaragua (37%) y Honduras (25%), según datos de la Organización Internacional del Café (OIC, 2013). Con pérdidas por US$550 millones y la merma de 374 mil empleos en el istmo, la OIC cataloga esta epidemia como la peor plaga desde que la roya fue detectada en Latinoamérica en la década de 1970.

Frente a esta situación, Anacafé y los caficultores trabajan en la implementación de un plan de acción que incluye la recuperación de las plantaciones mediante fertilización y renovación del parque cafetalero con variedades resistentes a esta enfermedad.

En la actualidad, el café se cultiva en 270,000 hectáreas del territorio nacional, en 20 de los 22 departamentos del país y existen alrededor de 90 mil caficultores, desde grandes hasta pequeños productores (Anacafé, 2011).

En el camino hacia la competitividad, el sector cafetalero guatemalteco ha apostado a las ventas de café por su calidad y no por volumen. Cada año se producen aproximadamente 3.8 millones de sacos de 60 kilogramos de café oro (OIC, 2011), de los cuales se exportan 3.6 millones, y los principales mercados son Estados Unidos, Japón, Canadá y Alemania (Anacafé, 2011).

Cabe resaltar que el sector cafetalero genera 12% de las divisas que el país recibe y emplea al 7% de la Población Económicamente Activa, ofreciendo hasta 473 mil empleos en tiempo de cosecha (Muñoz, 2010). En Guatemala el 98% del café se produce bajo sombra, brindando beneficios para el medio ambiente y la biodiversidad.

—————-

Para quienes gusten profundizar en los aspectos históricos del café en nuestro país, les recomiendo comprar el libro Historia del Café de Guatemala, de Regina Wagner, que está a la venta en las oficinas de Anacafé a solo Q400.

Bibliografía

  1. Asociación Nacional del Café. 2011. Libro verde de los cafés de Guatemala. Guatemala: Tipos. 40 p.
  2. Muñoz, Claudia. 2010. Aproximación a la cadena de valor del café de Guatemala. Guatemala: s.e. 128 p.
  3. Wagner, Regina. 2001. Historia del Café de Guatemala. Guatemala: Villegas Editores. 224 p.
  4. Guatemala. Banco de Guatemala. s.f. Principales estadísticas de comercio exterior: Años 2002-2012. [Tabla interactiva] http://www.banguat.gob.gt/inc/ver.asp?id=estaeco/ceie/menuhistr [Fecha de consulta: 20 de junio de 2013].
  5. Organización Internacional del Café. Inglaterra. 2011. Country Datasheets: Guatemala. [Documento en PDF] http://www.ico.org/countries/guatemala.pdf  [Fecha de consulta: 15 de junio de 2013].
  6. ________. Inglaterra. 2013. Informe sobre el brote de roya del café en Centroamérica y plan de acción para combatir la plaga. [Documento en PDF] http://juntadelcafe.org.pe/sites/default/files/oic_appoyara_combate_a_la_roya.pdf [Fecha de consulta: 15 de junio de 2013].

4 thoughts on “Historia del café en Guatemala

  1. Excelente! es justo lo que andaba buscando! solo que tendré que esperar un poco para que CUPS funcione en Guate, para mientras, seguiré disfrutando de aquellos sitios de donde ya soy cliente frecuente.

    Like

Leave a Reply to Cornelio Estrada Cancel reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s